Páginas vistas en el último mes

sábado, 25 de diciembre de 2010

El Verderon Comun y sus Mutuaciones









El verderón común es un ave que pertenece al orden de los paseriformes, a la familia de los fringílidos y al género de los “carduelis”. Del género “carduelis”, él es la especie denominada “CARDUELIS CHLORIS”.

Se le llama en valenciano “verderol”; en gallego “verderolo”; en vasco, “txorru”; en catalán, “verdum”; en portugués, “verdilhao”; en italiano, “verdone”; en francés, “verdier”; en inglés, “greenfinch” y en alemán, “grüunling”.

Es un pájaro que puede alcanzar hasta los 16 cms.

VOZ: Un corto trino rápido y sonoro; también en breve y repetido “sup” o “siup”. En época de cría, un prolongado "tsurriii" nasal con el que remata su canto; éste consiste en el gorjeo combinado con notas de reclamo, que emite desde lo alto de las copas de árboles.

HABITAT: Huertos, sotos, bosquetes, avenidas... Anida en setos, arbustos y pequeños árboles, especialmente los perennes.

DISTRIBUCIÓN: Desde toda Europa y el Norte de África hasta el Oeste de Asia.

DISTINCIÓN SEXUAL: Macho, verde oliváceo con obispillo y pecho amarillentos y bordes de la cola y alas amarillo vivo.

Hembra, de color verde mucho más apagado con menos amarillo en alas y cola, de tono generalmente parduzco. Jóvenes, el color pardo casi cubriendo el verde y con la pechuga listada.

Es de migración parcial. Sufre trastornos intestinales que pueden ser corregidos con ciertos antibióticos. Puede coger la tenia, que se elimina sin dificultad con empleo de vermífugos. Comienza el celo a primeros de marzo. Su adaptación a la cautividad suele ser fácil y rápida. No debe considerarse algo excepcional, el hecho de reproducirse en primavera una pareja capturada en noviembre. No obstante, se da la paradoja de ser siempre nervioso y huidizo. Hasta los mutados se comportan de esa forma. Tanto es así, que yo los tengo catalogados más como pájaro de sala de vuelo que de jaula y jaulón.

La hembra, en ocasiones, presenta problemas criando en jaulón, pues, con la ayuda del macho, construye el nido en dos o tres días, pero es muy propensa a poner luego los huevos fuera de él.


No todas hacen eso, pero muchas, sí. No sé si exagero, pero yo diría que, de diez hembras en reproducción, cinco pondrán los huevos fuera del nido construido. En jaulón, asimismo, los machos con su nerviosismo también hacen con facilidad de las suyas. Me refiero a que alguno que otro se despacha picando los huevos. En cambio, en salas de vuelo amplias, las hembras siempre suelen poner dentro del nido y los machos los respetan más. Ahora bien, todos sabemos los inconvenientes que conlleva tal modalidad de cría, “la cría a la loca”: pueden cruzarse factores de forma incorrecta y no se sabe bien la procedencia de las crías, aunque se lleve un control a través de anillas de color colocadas en las patas de los reproductores y señales en los nidales.

Para criar “a la loca”, hay que procurar que la sala no contenga especies agresivas que puedan molestarles. Al ser el verderón bastante territorial en época de celo, es conveniente poner muy pocos machos con triple número de hembras. De lo contrario, las peleas entre machos y el excesivo acoso de éstos a las hembras pueden provocar algunas bajas en ambos sexos.

COMIDA: Yo los tengo a mixtura de canarios mezclada al 50% con alpiste, con lo que la mixtura del canario queda rebajada; asimismo, incluyo en la mezcla bizcocho molido. Procuro que no les falte nunca la hoja de lechuga y trigo germinado, el cual devoran por lo mucho que les gusta. En época de cría, les pongo también algo de huevo cocido (clara y yema) a fin de aportarles proteína, pero con sumo cuidado de que no llegue a estropearse, sobre todo, por el calor.



SUS MUTACIONES

El verderón común, en cuanto a mutaciones, se encuentra aún a distancia del canario de color.

Hoy día, en el verderón común, se dan las cuatro series de melaninas del canario. Sí, ya contamos con:

* El verderón negrobruno, ascentral o clásico.

* El mutado ágata.

* El mutado bruno.

* El mutado isabela.

Desgraciadamente, todos ellos sólo en pigmentación lipocrómica amarilla. Asimismo, disponemos desde hace muchísimos años de la MUTACION SATINÉ, que se ha fijado en el ágata y en el isabela, dando así lugar al: “VERDERÓN ÁGATA SATINÉ AMARILLO y al VERDERÓN ISABELA SATINÉ AMARILLO”.

Como en el canario, en el verderón no se ha fijado el factor satiné en el negrobruno ni en el bruno, por lo que no existe hasta la fecha el ejemplar negrobruno satiné ni el bruno satiné. Sí puede encontrarse algún individuo isabela satiné “bruneando”, pero nada más.


Autor.

Victoriano Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario